Se mantiene “saldo blanco”

Católicos vuelcan su fe en viacrucis