Lluvia no detuvo a Lilia Christield