Sedena quita armas a niños de Poza Rica

Misael Olmedo Sifuentes/Poza Rica

Con el objetivo de fomentar ambientes de respeto y tranquilidad social la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a través del VII Batallon de Infantería implementa, de manera coordinada con el Ayuntamiento, una campaña dirigida a niños y niñas de Poza Rica a través del cual se busca se deshagan de juguetes bélicos a cambio de juegos didácticos y tradicionales.

A nivel nacional la campaña se lanzó la semana pasada y tiene por objeto lograr desde temprana edad un cambio significativo de actitud en cuanto a las conductas de agresión de los niños, así como poner un alto a la violencia y recuperar los valores desde el seno familiar, para lograr la paz social mediante el canje de juguetes bélicos, replicas de armas, explosivos o proyectiles por didácticos y/o tradicionales.

Para invitar a  niños a cambiar  sus juguete se realizan jornadas en las escuelas de nivel básico, invitándolos a participar en este movimiento, en la búsqueda de espacios de convivencia más armónicos para que niños y jóvenes se desarrollen en entornos sanos y libres de violencia.

El comandante del VII Batallon de Infanteria, Pedro González Nuñez encabezó en Poza Rica la presentación oficial y arranque del programa “Juguemos sin violencia”, acompañado de autoridades locales y en la que más de 150 estudiantes de tres planteles educativos participaron.

Esta estrategia surge ante la preocupación que ha generado el elevado indice de niños y jóvenes que participan en actividades delictivas, pues se ha destacado que este sector representa en México el futuro para el crimen organizado.

De acuerdo con datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) son hasta 30 mil niños y jóvenes en México los que trabajan para la delincuencia organizada en actividades que van desde la extorsión y el tráfico de personas, hasta la piratería y el narcotráfico.

Lo anterior se destaca en el informe “Violencia, niñez y crimen organizado”   través del cual la la CIDH advirtió que los niños son “integrados” a organizaciones criminales a partir de los 10 y 11 años de edad.

Deja una respuesta