Pese al riesgo viven en la ilegalidad

Misael Olmedo Sifuentes/Poza Rica

Bajo el argumento de la necesidad de una vivienda cientos de familias en Poza Rica viven en la irregularidad, en predios que han sido invadidos a particulares, áreas verdes municipales o de Petróleos Mexicanos (Pemex), resultando un importante negocio para líderes y una problemática creciente en el municipio donde no se ha podido poner alto a esta acción.

Por décadas la invasión de predios ha sido una de las acciones recurrentes por diferentes grupos que se han apropiado de sectores en donde han edificado viviendas, algunas hasta construcciones de material, a pesar de no tener la certeza jurídica correspondiente.

En la ciudad se tienen detectados al menos seis puntos con más de cien familias habitando en sectores irregulares con personas que encabezadas por falsos gestores mantienen la esperanza de lograr obtener escrituras, aunque estas no llegarán por tratarse de espacios con dueños e incluso algunos catalogados de alto riesgo.

“La Esperanza”, en las inmediaciones de la colonia Morelos, a un costado del río Cazones; en la colonia La Varita, en predios de Pemex; “Villas del pedregal”, en la ampliación de la parcela 14; en el sector “Astral” en los limites de las colonias Los Sauces y Prensa Nacional; el denominado “25 de enero” en las inmediaciones del ejido Cerro del Mesón y el “27 de enero” y “Jardines”, a un costado de la carretera Poza Rica-Cazones, cercano al cementerio “Jardines de Los Ángeles, son algunos de los predios que más número de familias concentran en la irregularidad.

La oferta de escrituras a cambio de cuotas económicas semanales se ha convertido en un redituable negocio para líderes de las invasiones de predios en Poza Rica, pese a que Patrimonio del Estado ha advertido que no se otorgará certidumbre jurídica en estos espacios cientos de familias siguen confiando en los falsos gestores.

Habitantes del sector 25 de enero en las inmediaciones del ejido Cerro del Mesón acusaron al ex dirigente del PRD en Poza Rica, Ismael Ramírez Pérez de cobrar cuotas por realizar tramites de escrituración de poco más de 100 predios en el sector en donde comenzaron a invadir desde hace 8 años sin que a la fecha hayan obtenido certidumbre jurídica.

Otro de los puntos invadidos, pese a ser área de riesgo, es en terrenos por donde atraviesas líneas de Pemex en las inmediaciones de la colonia “La Varita” en donde un dirigente de comerciantes y un pastor evangélico agruparon a más de cien familias que habitan en el sector donde fueron construidas viviendas con desechos de material, cartón, lámina, madera y hasta de material.

Quienes han pertenecido a estos grupos de invasores han señalado que quienes fueron sus dirigentes han realizado desalojos arbitrarios de quienes se han negado a continuar pagando las cuotas de más de 300 pesos que les exigen y los espacios han sido “revendidos”.

Situaciones similares se enfrentan en sectores como “La Esperanza”, al margen del río Cazones, en donde desde el 2009 que comenzó la invasión han sido encabezados por más de tres personas diferentes, todas las han solicitado cuotas y pagos de más de 10 mil pesos por predio, a pesar de que las escrituras no serán entregadas por tratarse de un espacio catalogado de alto riesgo y la ley de protección civil no permite la lotificación en el área.

Deja una respuesta