Incendios son un riesgo latente en Poza Rica

Misael Olmedo Sifuentes/Poza Rica

Un total de mil 887 inspecciones y atenciones a emergencias fueron  atendidas  durante el 2018 por la unidad municipal de Protección Civil en Poza Rica, siendo sobre todo casos de incendios provocados en un 75 por ciento por fallas en redes eléctricas, por lo que durante este 2019 habrá acciones para combatir estos siniestros, así lo acordaron integrantes del consejo municipal de protección civil durante la primera sesión efectuada para este año.

De acuerdo con el reporte presentado sobre los servicios brindados durante el 2018 de destacó que un 33 por ciento fueron inspecciones a comercios, un 24 por ciento atención a solicitudes de apoyo por presencia de fauna nociva, principalmente abejas, serpientes y lagartos; mientras que el resto fueron por incendios, fugas de gas, servicio social, accidentes viales, simulacros, quemas de basura y anegaciones.

Un tema que preocupa es el número de incendios, siendo en total 117 los que movilizaron a los cuerpos de atención a emergencias durante el año pasado y de los cuales el 75 por ciento fueron causados por fallas en la red eléctrica.

En ese sentido se informó que se han revisado más de 400 locales de mercados de la ciudad para reducir los riesgos de siniestros como los que se han presentado en años anteriores y han representado un fuerte peligro para la ciudadanía.

El regidor comisionado en Protección Civil, Felix Iván García Bustos destacó que durante este 2019 será actualizado el Atlas de Riesgos y para lo cual ya se cuenta con una partida presupuestal que aprobó el Cabildo durante el 2018.

Por su parte la coordinadora regional de Protección Civil, Rocío Pineda Marquez solicitó a las autoridades emprender medidas para regular y sancionar el mal uso de artefactos como “globos de cantoya” que se han convertido en un peligro y causa de incendios en la zona.

Explicó que el uso de los mismos representa un grave riesgo, sobre todo porque su caída podría registrarse en instalaciones petroleras, lo cual desencadenaría en una situación de peligro severa, por lo que se propone que desde el Cabildo haya un reglamento para regular desde su venta hasta su uso.

Deja una respuesta