Columna ¡ A S Í E S ! de Mario Noriega Villanueva

DELINCUENTE

Conociendo a Miguel Ángel Yunes, como es, más vale que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez cuenta con todas las pruebas suficientes, contundentes y fehacientes de su afirmación, de que “Jorge Winclker “es un delincuente”. No es la primera vez que lo dice y en una ocasión anterior, mencionamos que debe contar con documentos que prueben su dicho porque debe saber, aunque no sea licenciado en derecho, que los fiscales solo tipifican un presunto delito y el juez de la competencia es quien decide si en efecto, existe responsabilidad para el inculpado.

Si tiene el juzgador la facultad para emitir una orden de aprehensión como ha sido el caso en contra del ex gobernador de Veracruz, por un bienio, pero al juicio le falta tiempo para que se llegue a saber si sí o si no, Miguel Ángel transgredió la ley. Atraparlo será lo fundamental y sería el segundo gobernador consecutivo que pisaría la cárcel, pero mientras tanto, Cuitláhuac, debería ser mesurado y no demostrar que llegó no a servir a los veracruzanos sino a cobrar venganza de quienes son enemigos de Morena, de su padrino que lo defiende a capa y espada, el presidente Andrés Manuel López Obrador, y que quieren exterminar a todo lo que huela a PAN y PRI.

El caso se va a poner sabroso en cuanto detengan a Miguel Ángel, por una parte, y también al ex fiscal estatal Jorge Winckler, pero es lastimoso ver que se desperdicien energías para cobrar venganza en lugar de dedicarse a lo que es una obligación primigenia, como lo es el servir a los veracruzanos, algo que no ha hecho en lo absoluto, Cuitláhuac García Jiménez.

Veremos ahora que empieza a cobrar venganza, ya se ubica en lo que es su deber ineludible y se pone a gobernar, porque ya está a dos meses de cumplir un año, y como si no hubiera gobernador sino tan solo un bailarín que ahora le ha parado a su afición por el dancing. Ahora que seguramente ve cerca la hora de la venganza, es cuando debería “echarle ganas” pero para dedicarle atención a los jarochos, porque hay quienes dicen que “no tenemos gobernador”, porque Cuitláhuac, se dedica a todo, menos a gobernar y lo justifican porque “¡no sabe!”.

Mientras, por otro lado, los senadores del Partido Acción Nacional, no cejarán en su intentona que lo más seguro es que no fructifique, pero que será “la piedrita en el zapato” del gobernador que no ha aprendido o no ha querido serlo y los veracruzanos ya se están cansando de la situación de olvido en que los tiene el hombre a la que eligieron para que los gobernara y no lo hace.

Pero volvamos al caso Yunes, que si no le sale bien al gobernador que todavía no se pone las pilas, si bien es cierto que como dice el dicho “quien tiene el poder lo tiene todo”, no le vaya a salir el tiro por la culata, sabiendo a quién quiere meter a la cárcel, no es ningún tarugo, como él con algunas acciones ha demostrado serlo.
Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta