Bolero en Poza Rica a tenido que recurrir a pedir limosna para poder sobrevivir

Misael Olmedo Sifuentes/Poza Rica

Mientras los apoyos por parte de autoridades de los tres niveles de gobierno han sido mínimos las personas que se dedican al aseo del calzado enfrentan una difícil situación y actualmente la falta de ingresos mantiene a algunos pidiendo el apoyo de la población para poder obtener recursos.

En la zona centro de Poza Rica uno de los aseadores de calzado se encuentra sobre el bulevar Adolfo Ruiz Cortines en espera de clientes que cada día que ha pasado de la contingencia han ido a la baja.

“No moriré por Covid, moriré por hambre” señala una de las cartulinas colocadas en su silla para bolear en la que solicita el apoyo de la población.

De pedir el apoyo de la población es como ha logrado mantenerse, pues aunque cuenta con la pensión de 65 y más del Gobierno Federal solamente ha servido para cubrir ciertos gastos.

Destaca es mayor su temor por morir de hambre que de covid-19 y señala en 62 años que tiene ejerciendo este oficio nunca había enfrentado una crisis tan fuerte como la que ha originado esta pandemia.

Anterior al impacto de la pandemia realizaba hasta más de veinte servicios por día y actualmente máximo 5 pero en algunas ocasiones han transcurrido un día completo sin que nadie solicite su trabajo.

Pide a la población que acudan y los apoyen contratando sus servicios, mientras que pedir aportaciones económicas es el último recurso al que ha recurrido y aunque le genera pena señala también confía en la solidaridad de la población.

El hombre que ya es un adulto mayor se encuentra a unos metros del Mercado Paseo de La Burrita en donde está en espera de clientes que puedan mejorar su situación actual.

Deja una respuesta