Ni para profetas ni para demagogos

¡ A S Í E S !

Taxistas imponen sus reglas