¡ASI ES!

Mario NORIEGA VILLANUEVA

TIRANÍA

Muy respetable la opinión externada a la “Revista Libertad”, por el regidor décimo
del Ayuntamiento, comisionado en Salud. Su intención pudo haber sido buena
desde un principio y no ahora. “No dejaremos imponer una tiranía en el gobierno
municipal”. Está muy en su derecho de acudir a los tribunales para intentar hacer
que se cumpla un acuerdo de cabildo donde se votó por crear la dirección de
Salud, por unanimidad, pero de eso ya tiene un tiempo y el alcalde Francisco
Javier Velázquez Vallejo, no ha autorizado el nombramiento de quien cubrirá esa
plaza. Debemos decir que igual que a nivel nacional, con Andrés Manuel López
Obrador y estatal con Cuitláhuac García Jiménez, se pretende y por ese rumbo
van ambos gobiernos.
El de Poza Rica, no les va a la zaga, porque los regidores que no se prepararon
para sus respectivas comisiones a desempeñar, como tampoco el alcalde para
gobernar, pero Francisco Javier Velázquez Vallejo, es el presidente municipal, el
edil principal, el de supuestas propuestas que se han convertido en imposiciones
pero con la aceptación de todos y cada uno de los ediles, incluyendo a quienes
juraron y perjuraron que nunca comulgarían ni menos aprobarían puntos de
acuerdo cuya acción a ejercer, no viera por el bienestar y el mejoramiento del
pueblo, y hasta le hicieron al loco durante la “cena de negros” en que se
convertían las sesiones ordinarias de cabildo.
Pues bien, no nos dejará mentir el propio regidor hoy dolido porque no le permiten
nombrar al director de Salud –siempre ha existido un director en cada una de las
regidurías–, es responsable de haber creado ya a un año y a poco de 8 meses
más, el monstruo que desde siempre les ha estado jugando el dedo en el boca y a
lo mejor se lo pasó por un lugar cuyo olor no les gustó, y algunos hacen que
respingan, a otros más sumisos , a los que el alcalde tomó a modo, les ha ido de
maravilla en lo económico –¿o no Brenda Guadalupe Carrión?–; otros que ahora
que prácticamente quieren acompañarlo al baño para sacudirle “el sudor”, con tal
de que les autoricen presupuestos hasta para viajes al extranjero con cargo al
erario municipal. Es decir, que el pueblo les pague todo.
El tirano ya está actuando como tal y lo seguirá haciendo porque ya les tomó la
medida a todos y cada uno de los ediles, incluido Fausto Jaimit Cabrera Dávila,
quien sin embargo, tiene razón en su insistencia por el nombramiento de un
director del área de la Salud. Está acordado en una sesión de Cabildo y por tanto,
su petición tiene toda la validez del mundo y su exigencia también, pero eso de
que “no permitiremos imponer una tiranía en el gobernó municipal”, pues debe
aceptar, que todos los ediles son responsables de la actitud del alcalde porque
desde un principio lo dejaron hacer su santa voluntad y no fueron capaces de
marcarle el alto en sus excesos, que de ninguna manera son buenos ni legales,pues cuando se tengan que entregar cuentas a la Contraloría, si no tiene el apoyo
suficiente y la complicidad del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, va a
semejar un “burro en subida” porque vaya que tendrá problemas con todo y las
aprobaciones del cabildo, para obras que finalmente se inflaron, porque aunque la
Contraloría municipal no ha dicho “esta boca es mía” y todo se desenvuelve en la                         complicidad e impunidad, vayan ustedes a saber si el señor gobernador finalmente
decide acatar lo que ahora no hace, las premisas de su protector, el presidente
López Obrador: “no mentir, no robar, no corrupción”, que es todo se practica en
los tres niveles de gobierno. Así que, doctor, la tiranía ya está asentada en el
gobierno de Poza Rica y gracias a ustedes los ediles. Y si va a iniciar un pleito
legal para que le hagan caso, pues que tenga suerte.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta