¡ A S Í E S ! Delegación de Tránsito y sus desmanes en Poza Rica

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

NO APRENDE

Se moleste quien se moleste, pero es necesario decir lo que comentaremos para que no se vaya a seguirse llevando a Veracruz por un estúpido encono, al atraso y al desprestigio, sino retomar el rumbo en lugar de seguir yerro tras yerro. Debe saber que quiérase o no, es el gobernador de la entidad y como tal debe actuar. El titular del gobierno estatal Cuitláhuac García Jiménez, oriundo de esta ciudad por cierto, después de ganar las elecciones del primer domingo de julio del 2018, tuvo cinco meses más que suficientes como para tomar un curso súper intensivo del arte de gobernar a un pueblo, sobre todo, si se le entregó la confianza sin más ni más. Tiene que entender que no es el dueño lee territorio al que debe gobernar, sino servidor de los veracruzanos.

Las posturas que adopta, en nada favorecen a su imagen ni a su investidura como jefe del Ejecutivo estatal. No lo eligieron para que convirtiera su ínsula en una tiranía y eso lo deben entender también todos y cada uno de sus colaboradores desde el primero hasta el último, para que le ayuden a gobernar pues para eso les fue otorgado la investidura que ostentan. Y es necesario decirlo, porque vemos que el camino va siendo equivocado como el de la nación entera. Tanto Cuitláhuac, como quien desgobierna al país, Andrés Manuel López Obrador, les han renunciado algunos elementos de los que seleccionó para que le acompañaran en el arte de gobernar a todo un pueblo tan importante a nivel nacional, como lo es Veracruz.

Su actitud para con el pueblo, como para los periodistas en particular, no es nada buena. No quiera que le elogien sus equivocaciones en los medios de comunicación si no hace lo que está obligado a hacer: responder a los veracruzanos quienes esperaban otra cosa y no ver hundido al estado en la inseguridad, el crimen, la corrupción, el nepotismo, el saqueo como sucede aquí en Poza Rica en la Delegación de Tránsito y Transporte, donde el titular está de mero parapeto y quien se despacha con la cuchara grande es un delincuente muy avezado en el arte de esquilmar a los conductores: Alejandro Rodríguez Calleja, quien se hizo millonario al lado de otro ahora ex delegado, a quien le daba migajas como al actual y él se quedaba con la tajada del león.

Su anterior patrón, dejó toda la responsabilidad a ese ladrón, igual que como sucede ahora; el de entonces, porque solo en ocasiones muy contadas, se presentaba a la oficina a “despachar” y el actual, porque no sabe absolutamente nada de lo que es el manejo de una Delegación de Tránsito y Trasporte. Ignora todo cuanto dispone, mandata e impone la Ley y el Reglamento del ramo, solo se dedica a andar como el can tras el dueño, pues Alejandro Rodríguez Calleja, lo trae como su auxiliar y lo representa en todo acto público, quizá porque tiene miedo a no saber ni qué decir, como por ejemplo, las sesiones del Consejo Municipal de Protección Civil.

Eso se debe precisamente a que el gobernador García Jiménez, no sabe de ningún modo, gobernar y sus decisiones son del todo erróneas. Eso debe obligarle a asesorarse bien y enseñarse a actuar como corresponde a todo un guía del pueblo veracruzano. Tiene que olvidarse que ya no es candidato, como también lo debe hacer su protector a nivel nacional, para enfocarse a conducir al estado hacia un mejor futuro, que finalmente, se supone, es lo que él mismo quiere, pero que así, lo debe aceptar, no lo logrará y si construirá un estado cada vez más enconado y que estará siempre copado por la inseguridad pública. Y estamos seguros de que no es eso lo que quiere, pero su ineptitud para gobernar, se lo impide. Así que, o la toma o la deja.
Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta