¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLNAUEVA
Tal y como sucede con el presidente Andrés Manuel López Obrador que cada vez
que viene a Veracruz, se desvive por justificar la ineptitud del gobernador
Cuitláhuac García Jiménez, así, igualito el jefe del ejecutivo estatal, lo hace con el
presidente municipal Francisco Javier Velázquez Vallejo. Todas las torpezas del
alcalde local, son convertidas en decisiones positivas en su discurso. Como que
este sistema que no sabe ni quiere, ni le interesa en lo más mínimo aprender
hacer del cinismo su particularidad más excelsa.
A ninguno de los tres les interesa gobernar sino valerse del poder para instaurar la
dictadura “a la Maduro”, porque su comportamiento equivocado que no ve más
allá que no sea superar al sistema político al que echaron del poder, porque
seguramente más de alguno ha escuchado la cantaletita siguiente “votamos por
un cambio y no resultó sino la misma gata, solo que revolcada”, en una
desesperanza que si bien es cierto que están haciendo historia, es porque su
gobierno se limita a un insaciable deseo de venganza, sin tomar en cuenta que se
llevan entre las patas a todo un pueblo, que a apenas el primer año en lo federal –
-bueno le falta un mes y tres días para que se cumpla tanto en lo federal como en
lo estatal, un año y diez meses en lo municipal–, y solo se ven tarugadas.
Miren, para empezar hay mucha más inseguridad y las pérdidas de vida ya inciden
en un genocidio con más de 200 mil en los cinco últimos años de otro partido que
también ofreció un cambio y no hizo sino iniciar una guerra que costó ese número
de vidas; los seis de sexenio priista recién pasado y más de 100 mil ya en la era
que busca la imponer a como dé lugar, una asfixiante tiranía y sus actitudes
siguen con mayor razón impulsándolas con su pavor a combatir a los malos que a
lo mejor no fueran tantos si hubiese empleo, se tuviera una economía en
constante crecimiento –las expectativas se han reducido y las que se prevén son
más a la baja todavía–.
Si los panistas y los priistas –los dos panistas y el priista últimos, no se midieron
en hacer florecer al máximo la corrupción–, fueron pésimos para el pueblo
mexicano, al que dejaron en la miseria y la hambruna, en tanto, Vicente Fox
Quesada, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, se
enriquecieron junto con sus familias y sus colaboradores, hasta el insulto, en tanto
que los mexicanos pobres y sin esperanza, cayeron en la hambruna–, pues nada,
que el sistema morenista, parece haber venido por todo lo que aún dejaron. Ni los
españoles le robaron tanto a México como amenaza el jefe de este clan, el tirano,
perdón presidente Andrés Manuel López Obrador, cuya “benevolencia” elevada la
xxx potencia, tuvo su principal en su gesto de bondad de dar en libertad al hijo del
Chapo Guzmán, asustado por los hombres de este, tan pronto amenazaron con una
carnicería.                                                                                                                                                                                             No le importó el respeto al Poder Judicial porque por muy presidente que pueda
ser, ninguna facultad tiene para liberar a un perseguido de la justicia, no solo de
México sino de países como Estados Unidos. Las consecuencias todavía no se
han visto aún, pero ni lo duden que vendrá la acción de los “hechos para matar”
que se creen los amos del mundo.
Y qué decir de las ganas inocultables de quien solo vino por venganza y no a
gobernar de Cuitláhuac García Jiménez, quien desde la campaña dibujó su
“política” de gobierno, pero quiere imitar la “bondad” de su protector y amo, López
Obrador, y se le ha olvidado que el nepotismo, también es un delito. Mientras
Poza Rica, tiene que soportar a otro tipo como Francisco Javier Velázquez Vallejo,
que tiene convertida l ciudad con su gobierno, en la madriguera de la corrupción,
el nepotismo y el despotismo. Igual de miedoso que López Obrador, tanto que ha
convertido en un búnker la casa del pueblo, a lo mejor obsesionado por aquel
programa televisivo “un mundo nos vigila”, colocó cámaras en todo el palacio y
hasta en su WC y no hay individuo –hombre o mujer–, que quiera ser atendido si
no se confiesa totalmente el asunto que va a tratar, y tiene que pasar tres filtros
antes de llegar al alcalde. Como que tiene delirio de persecución. Pues ¿en qué
país vivimos?

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta