¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA
EL INE
Jaime Bonilla, el gobernador electo y ya a tan solo unos días de asumir la
titularidad del poder ejecutivo de acuerdo con el resultado de una elección
constitucional, para un ejercicio de dos años, pro que él insiste, pero que a
nuestro juicio, no se puede violar un proceso electoral que organizó y llevó a cabo,
pero jamás se decidió que fuera por un quinquenio, porque los ciudadanos
californianos no votaron por un gobernador por ese período.
Es cierto que en las extra elecciones unos 40 mil ciudadanos volvieron a votar en una
encuesta que no tuvo de ninguna manera ni la autorización y por lo tanto, no tiene
ninguna validez oficial ni mucho menos constitucional. Hacer lo que anuncia el
gobernador por dos años, Jaime Bonilla, que él protestará para un período de
cinco años abrogándose facultades que solo tienen el Instituto Nacional Electoral y
en su caso, la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Todo lo que se haga fuera
de ese ámbito, es una violación a las leyes mexicanas del orden federal electoral.
Bonilla hizo esa encuesta precisamente para demostrar que los bajacalifornianos
están con él, pero ese evento ni tuvo nada de electoral ni menos de legal, por lo
que la única decisión del pueblo, fue la que emitió el pueblo en las elecciones
constitucionales. Lo otro, fue simplemente una estupidez. Bonilla, en su estado,
quiere hacer lo mismo que el peje a nivel nacional, de que todos sus caprichos y
estulticias, deben ser aceptados sin más ni más. O sea que sólo él y nadie más
que él, tiene toda la facultad para hacer lo que le plazca y desobedecer el
mandato de un pueblo, de las autoridades federales estatales y nacionales.
Si bien es cierto que la Cámara de Diputado del Estado de California, de acuerdo
con sus leyes puede votar internamente por algo así y que se amplíe el ejercicio
constitucional, parece que se adelantaron  y eso también es algo que debe ser
sancionado por las autoridades electorales federales, porque obedecieron las
órdenes que les dio alguien que se cree dueño de México, aunque haya hecho
declaraciones en contra, y que se satisfaga todos sus caprichos, y otro que
todavía no toma posesión y que así, demuestra una ambición insana que no
anuncia nada bueno para los bajacalifornianos.
Hasta el momento, ni el Instituto Nacional Electoral ni la Suprema Corte de
Justicia, han intervenido en el caso: Será necesaria la denuncia a correspondiente,
porque ya se sabe que si no la hay, aunque se estén dando cuenta de la violación
flagrante a la voluntad popular, lo que constituye una burla para los
bajacalifornianos y una bofetada al IFE, que está permitiendo que igualmente se
burlen también de él. ¿Entonces para qué está? Y para qué están las leyes
electorales si no se van a obedecer.                                                                                                                                     Este capricho de Jaime Bonilla, pondrá muy en mal al Instituto Federal Electoral
como a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y a todas las autoridades que
tienen que ver en materia electoral, porque cualquiera podrá ampliarse el período
del su ejercicio constitucional cuando se le antojen los tompiates, ¿o no creen?
Sugerencias, críticas y comentarios: mariov8@hotmal.com

Deja una respuesta