¡ A S Í E S !

Mario NORIEGA VILLANUEVA
GROENLANDIA
Un aviso contundente, catastrófico de que el calentamiento global hará perder
grandísimas extensiones de ribera de los mares y que como lo está escrito del fin
del mundo, empieza ya a alcanzar a la humanidad. No es jalada, es una realidad a
la que no se puede escapar. Seguramente habrán leído sobre los deshielos de los
glaciares del Ártico y encima, ineludible. Groenlandia, la isla más grande del
mundo que Estados Unidos está queriendo comprar, más pronto de lo que
imaginamos, quedará sin hielo pues tan solo en esta temporada de calor, ascendió
a 56.5 por ciento el deshielo de toda la capa que la cubrió por entero, o sea que
está cercana la fecha en que quedará totalmente al descubierta y el hielo pasará a
la historia y se convertirá en agua que buscará salida hacia todos los lugares del
planeta, con las consabidas consecuencias. O sea, queda tan solo el 43.5 por
ciento del hielo que originalmente a lo largo y ancho cubrió a la isla.
Conforme a información oficial difundida a través de la Internet el pasado 31 de
julio cuando se registró un deshielo récord que supero a otro de 2012, a
consecuencia por la ola intensísima de calor que azota aún a cinco países
europeos, desde junio que inició la temporada más fuerte que se haya padecido,
debido al calentamiento global y a que algunos países no se han querido sumar al
esfuerzo por abatir esas condiciones poniendo en vigor medidas severas contra la
industria y principalmente el hombre, que ha depredado bosques para construir
viviendas a grado tal que la naturaleza, es decir, los bosques, se están acabando.
Eso aunado a la urbanización –casas, calles, banquetas, guarniciones–, que
concentra inmensas extensiones de cemento lo que atrae el calentamiento; los
incendios que como el del Amazonas, devastó “el pulmón del mundo”, la industria
automotriz que con la quema de hidrocarburos, sus accidentes que no solo
contaminan sino destruyen extensas áreas boscosas; la industria del plástico y
muchas otras más, acaban con la naturaleza y los mares, haciendo que las
emisiones de ozono, acaben con el ambiente.
Y ha habido anuncios anteriores por el deshielo de inmensos “trozos” de hielo, que
una vez, que se disuelvan, sus aguas, provocarán grandes inundaciones y harán
que los mares, se “coman” extensos tramos de playas. Prácticamente
desaparecerán las riberas, pero de todas maneras, el hombre no quiere, se niega
a crear conciencia de que es el principal promotor del fin del mundo, que poco a
poco se acerca. Se requiere que las grandes potencias mundiales, unidas con
todos los países del orbe, ejecuten poniendo en vigor severas medidas
prohibitivas de toda acción que conlleva a esta caótica situación que terminará con
la vida humana.                                                                                                                                                                              Ruth Mottram, del Instituto Meteorológico de Dinamarca (IMD), tan solo el último
deshielo provocó la pérdida de 10 mil millones de toneladas de hielo en junio, para
un total de197 mil millones de toneladas en julio y el pronóstico es que continuará
tiempo cálido y soleado en Groenlandia que continuará con la pérdida de hielo.
Expuso que del primero de junio cuando comenzó la temporada de deshielo se
perdieron 140 giga toneladas de hielo (alrededor de 240 mil millones de toneladas
métricas). Ya en el 2012 se habían perdido 290. Como que estas cifras, sí ya debe
llamar a todo mundo a reflexionar para detener la destrucción del mundo.
¿Adónde irá toda esa agua del deshielo? Ya lo vivirán las generaciones a
lásqueles toque el final. ¿No creen ustedes?
Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta