¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA
LEGADO HISTÓRICO
José Luis Rodríguez Badillo, ingeniero de profesión, jubilado de Petróleos
Mexicanos, es sin duda el verdadero historiador de Poza Rica. Con seis libros
escritos, todos referentes a diferentes épocas de la ciudad, narradas con un estilo
muy peculiar, entendible para toda clase de lector, ha expuesto ayer las
“Efemérides de Poza Rica”. Lo que los asistentes a la conferencia que sustentó,
sobre el particular, fueron realmente pasajes históricos desde la época pretérita al
surgimiento de la “petrolería”, incluso de la expropiación.
El documento expuesto durante poco más de una hora y que mantuvo la atención
y el interés de cada uno de los asistentes entre los que nos contamos y que de
manera chusca, el ex diputado local Hermes Villanueva Medina, amigo nuestro, se
refirió “somos más los viejos que los jóvenes”, y conste que el evento era
organizado por los jóvenes en las festividades del “mes de la juventud”. Así, era
obvio que el interés fuera mayúsculo porque varios de los que repletaron el
auditorio “Hernández Ochoa”, recordaron su participación en algún hecho histórico
de los narrados por José Luis.
Por cierto, formuló la propuesta que parece interesante y además, muy justa para
conservar incólume, tal cual, la historia de Poza Rica: que la calle Manlio Fabio
Altamirano, llamada en temporada de invierno “la calle de Los Pinos”, recobre su
nombre original calle Pozo 29, por muchas razones, una de ellas, que fue el parte
aguas para que la compañía El Águila, decidiera trasladar al Kilómetro 56,
antecedente de Poza Rica, equipos y trabajadores. Fue algo que cayó bien entre
los asistentes y se pidió a las autoridades que lo analicen para ver si lo aprueban o
no, pero tienen que exponerlo en el Cabildo para ver su procedencia.
La información que proporcionó ayer el inge Rodríguez Badillo, contemplada en
su último libro, es una lectura obligada para niños, jóvenes y adultos porque es la
historia de la ciudad y sus hechos y personajes más importantes. Entre los
personajes que lo acompañaron en tan importante evento, se encontraba el señor
Héctor Lagunes, quien fue el primer niño registrado en Poza Rica, y a quien le
acompañara su señora esposa. La difunta Natividad Álvaro Tamariz, entonces
oficial del Registro Civil, fue la encargada de asentar el acta.
De verdad que los jóvenes hacia los que fue dedicada esta ceremonia, no saben
de lo que se perdieron, o de plano, les vale poco conocer la historia de la ciudad
en la cual nacieron, ni siquiera para estar enterados del esfuerzo que ha costado
llevarla hasta el sitio de vanguardia que tiene. Parece que los dirigentes de las
nuevas generaciones, tienen una buena e intensiva chamba que desarrollar para
provocar el interés de toda esa nueva camada de pozarricenses por su ciudad.
Falta sentido de pertenencia y es lo que se tiene que promover para que se vaya                 inculcando. José Luis, hizo su trabajo, excelente, lo ubica como un verdadero
investigador y orgulloso de haber formado su familia aquí. Él, es de Tamaulipas,
pero ha hecho por Poza Rica, lo que ningún oriundo. Y tiene todavía otros dos
libros en el “asador” y que igualmente, serán ejemplares que hablarán de todo el
esfuerzo de los pozarricenses de antes, los que hicieron posible la construcción de
una ciudad y la hizo cobrar una importancia tal porque fue parte importantísima de
la economía nacional. De aquí salieron miles y miles de millones de pesos para
que la capital del país se desarrollara y entidades como Tabasco, se
transformaran.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta