¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA
COORDINACIÓN
Que se atacan algunos problemas donde ya era necesario que se arreglaran
enormes baches y grietas del pavimento, o que se pintaran las líneas de paso
para peatones, guarniciones, en las calles citadinas, cuántas y tantas veces lo
hemos señalado y también hemos dicho que todos esos trabajos deben ejecutarse
con la coordinación entre las autoridades involucradas, como alcalde Francisco
Javier Velázquez Vallejo, la Delegación local de Tránsito, Regiduría y Dirección de
Obras Públicas, etc., pero parece a esas autoridades valerles una jodida avisarle,
no tomar su punto de vista, como debe ser, porque deben recordar que son en su
caso, empleados de los pozarricenses, al pueblo que es el que sufre las
consecuencias de esas decisiones a la ligera.
Muy bien que se arreglen las calles, pero es necesaria la coordinación entre todos,
para que se ocasionen las menos molestias posibles, y no arrancarse a lo
pen…itente a cerrar vialidades aquí, allá y acullá, generándose un
embotellamiento vehicular que provoca que se pierdan cientos de horas hombre y
que la crisis que se vive en Poza Rica –hemos de sitiarnos localmente–, en lo
económico, se haga todavía más cruda, lo que repercute mayormente en las
clases más humildes, que son las que tienen que gastar más en pasajes para
llegar al trabajo o bien a la escuela, etc.
Con antelación, se pueden formular los avisos en los distintos medios de
información, publicando croquis incluso de cómo se afectará la vialidad y citar
medidas alternas desde días antes. Si hoy los infernales embotellamientos
provocan muchas molestias y pérdidas económicas, decíamos, veremos ahora
que en poco tiempo más, retornen a las aulas los estudiantes desde jardín de
niños hasta bachillerato –los de nivel profesional, ya están en sus salones
preparándose–, si se sigue en la actitud de “me vale hija de abuelita”, porque las
cosas serán todavía más críticas y las pérdidas mucho más costosas.
Tan fácil que es pensar un poco y ejecutar todo con orden, cohesión,
coordinación, pero para nuestras autoridades, eso no cuenta, total, “que se
chinguen. Aquí mandamos nosotros”, lo cual es una equivocación que se puede y
debe evitar, para que todo mundo esté en paz y no se provoquen molestias ni
pérdidas que en unos días más podrán ser muchísimo más costosas y con
repercusiones terribles.
Ayer, las calles del centro, semejaban las horas pico y más crítico todavía, porque
se están ejecutando obras en el entronque de las calles 8 Norte con Dos Oriente
precisamente en la esquina que da a la plaza cívica y la fila de vehículos daba
hasta por el hospital de Pemex –así le llaman, pero es de PEPE–, por un lado,
pero por el otro, toda las calles adyacentes, estaban igual y serían la seis de la                                    tarde apenas. Nos cansamos de oír las sacudidas de árbol genealógico para el
presidente municipal, para el delegado de Tránsito, el director de Obras Públicas y
todos los que inciden en el arreglo de las calles, porque no hubo un aviso oportuno
ni tampoco se dieron las alternativas, para evitar lo que se vivía ayer y que de
veras, no se le desea a nadie. Cual más vociferaba “debían de avisar”, “Hacen las
cosas a lo pendejo”, “tienen cerebro de camarón”, etc. Ya se verá si esa actitud de
importanadismo de las autoridades, continúa.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta