¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

 

PREVISIONES

 

No es la primera ocasión que lo señalamos. Dios Todopoderoso ha sido magnánimo con Poza Rica y la región hasta ahora. Nos ha salvado de muchas, porque seguramente son muchas también las oraciones de la gente para salvarse de la furia de los huracanes, de lo devastador de las inundaciones, pero debido a que no se hace el menor caso para abatir los índices de contaminación tan elevados que se registran día a día, y que causan un grave daño a la atmósfera, si nos advierte a través de los intensísimos calores que aunque no han ocasionado –que nosotros sepamos–, muertes por golpe de calor ni en el campo –donde más se exponen a los rayos del sol–, pero todo eso debe llevarnos a estar prevenido porque las lluvias en cualquier momento harán su aparición por esta zona, y seguramente darán complicaciones y provocarán emergencias.

 

Sea lo que sea, hay que tomar toda clase de medidas de prevención en el hogar, en el trabajo, en la escuela, la oficina, en fin, en todo lugar donde nos encontremos  y ayudar solidariamente a los vecinos o a todos aquellos que estén en riesgo o que sencillamente requieren sacar y no  exponerse a que algo malo pudiera suceder si llegaran a caer las aguas con  fuerza tal y sorpresivamente. Todo mundo sabe que las calles de la ciudad, se inundan hoy  hasta con una orinadita de bebé, porque no se quiere entender ni crear conciencia de que toda la basura que se arroja a la vía pública, es arrastrada por la corriente y tapona las alcantarillas y bocas de tormenta.

 

Se ha andado haciendo mucha labor para la limpieza de los arroyos, campaña de orientación esperando que la gente responda, pero ¡no!, porque precisamente se hace  la limpieza en determinados lugares donde el acumulamiento de basura es tanto que forma diques –y donde todo mundo coopera para ello, arrojando basura de todo tipo–, haciendo más peligrosos los arroyos porque cuando rompen eso que les detiene la corriente, arrasan con los ribereños  y sus pertenencias, mientras en diferentes puntos de la urbe, provocan también inundaciones y ¡ni modo!, se tienen que mojar zapatos, calcetas o calcetines según sea el sexo de los transeúntes, en tanto que mequetrefes que conducen unidades de tracción motriz que prestan el servicio público de transporte colectivo y particulares, conducen de manera inmoderada, bañando de agua sucia a todos.

 

Por todo eso y para evitar todo ese tipo de incidentes, es mejor obedecer las instrucciones que emanan de las autoridades y de la conciencia de cada quien, porque de eso depende que se haga mínimos los daños y problemas que pueden llegar a ocasionar las lluvias debido a la irresponsabilidad de todas esas personas cochinas, inconscientes e importanadistas, a las que no les vale un comino que  otros vecinos, pasen dificultades debido a eso. Hay que tomar previsiones, las máximas para auto protegernos y evitarnos malos momentos, pérdidas de bienes, documentos importantes y hasta de vidas.

 

Los riesgos apenas vienen, ya ayer por la tarde inició la amenaza de lluvias. Las necesitamos, es cierto, para amortiguar un poco las altísimas temperaturas como las que se sufrieron hasta por la tarde-noche de ayer. Ojalá se haga conciencia y de verdad, nos queramos todos para cuidarnos a sí mismos y a nuestros semejantes. La temporada de huracanes está encima y eso hace que procuremos forjarnos la cultura de la prevención y tomar previsiones. Entre estas, las de dejar de ser cochinos y arrojar la basura en su lugar, no donde vaya a provocar problemas.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta