¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

PERIODISTA

Siempre he admirado la valentía y sobre todo. El carácter de lucha de la profesión que ha estudiado en la Universidad Veracruzana facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación, de mi amiga Lidia Alejandra López Alejandre, y hoy, esa admiración es mayor con definición de periodista. Dice ayer en un mensaje muy preciso, conciso y exacto “ser periodista no tiene nada que ver con los títulos. Hay muchas profesiones, donde ejercen personas sin título, con otro perfil académico o simplemente son técnicos. El ser profesional no estriba en un documento, sino en principios. Quien repite el discurso a cada rato, lamentando que no tiene título, pues tiene dos opciones”, ya se los diré cuando sea necesario, si acaso no entendieron.

 

Previo a la celebración del “Día del Periodista”, Lidia “sin pelos en la lengua”, como decimos en nuestro lenguaje quienes ejercemos este oficio y profesión, responde así a quienes desconocen la acepción de la palabra periodista. Profesionista sencilla, franca, que llama “al pan, pan, y al vino, vino”, dio un pescozón a quienes se dicen periodistas y que, lo repito, de esta profesión y oficio, no conocen ni el bendito, pero se sienten en las nubes, o bien que tienen la profesión, pero jamás la han ejercido.

 

Pero bien, lo que sí debemos recordar es que a todas las generaciones desde la década de los 50, 60, fueron conformadas por auténticos periodistas surgidos y hechos en el campo de batalla, no en el aula. Lo mejor del periodismo de aquellas épocas quienes nunca jamás habían pisado las aulas de una universidad, pero que prepararon a muchos ejemplares profesionistas y profesionales de la comunicación social como posteriormente se llamó a esta profesión. Aquí en Veracruz, el maestro, así le llamaban porque en realidad fue un verdadero maestro Alfonso Valencia Ríos. De quien abrevamos, muchas técnicas y tácticas para el ejercicio de esta noble actividad. El, entonces era jefe de Redacción del decano de la prensa nacional “El Dictamen”, del cual por varios años fuimos corresponsales.

 

Algunos de los periodistas que fallecieron en el avionazo del Cerro del Mesón aquel 25 de enero de 1970 –hace ya 49 años–, eran autodidactas pero que dejaron una huella enorme en el periodismo nacional. Hoy, lo vemos en el watts App de la CEAPP, se creen “la mamá de los pollitos” y ven a quienes practicamos este oficio para nosotros, profesión para los que cursaron en la universidad la carrera, con desdén, pero ellos mismos se enfrentan y pobres ni siquiera saben escribir con propiedad, además de tener más faltas de ortografía que cualquier niño de primaria,

 

Pero bien, volvamos a Lidia Alejandra, quien sí ha mostrado su profesionalismo y se ha ganado el respeto de la sociedad. Combina esta profesión con el ejercicio de academia pues da clases a nivel universitario en diferentes instituciones. Lo que escribe, lo hace con profesionalismo y sus informaciones son confiables, no necesita el escándalo ni el amarillismo del que muchos otros “periodistas”, hacen gala. Dicho lo que expresó, cobra mayor importancia porque hoy, se celebra el “Día del periodista” y los verdaderos son vistos con malos ojos por las autoridades locales actuales, que dicen respetar este ejercicio pero que utilizan sus medios oficiales para tratar de desacreditar a quienes les señalan sus yerros y no alcanzan a aceptar que los que se les descubre, es para que corrijan y no afecten a los ciudadanos, como sucede actualmente. Pero allá ellos. En este Día, felicidades a todos los compañeros periodistas.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

 

Deja una respuesta