¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA 

¡AH! LA CAEV

 

No quisiéramos tocar el tema, pero las circunstancias, las condiciones, la falta del vital líquido hacia distintas colonias, donde tardan hasta meses en proporcionárselas y con cuentagotas, nos obligan ante las abrumadoras denuncias desesperadas de miles de usuarios que pagan sus recibos y en la CAEV, parece que el titular en esta ciudad y sus colaboradores como equipo técnico, les vale punto menos que gorro, manifestando una irresponsabilidad que no tiene nombre honesto y una criminal insensibilidad ante las necesidades de los usuarios sobre todo en esta temporada de canícula, de soles verdaderamente inclementes.

 

Hasta el momento, no se han dado epidemias por enfermedades derivadas de la falta de agua para el aseo cotidiano de la gente y el lavado de los utensilios de cocina, platos, vasos, cucharas, etc., para garantizar la higiene en el hogar, pero eso, no parece inmutarles a los responsables de suministrar el vital líquido a los domicilios de los usuarios, paguen o no sus recibos, que son enviados cada mes y con los montos actualizados, que luego se vuelven cifras que un simple obrero no va a poder pagar jamás.

 

Lo que sí tienen que saber los administradores del sistema local, es que podrían fincárseles responsabilidades por ser los causantes de la inmundicia, posibles epidemias que a lo mejor llegan a ocasionar graves problemas e incluso hasta la muerte de infantes o ancianos sectores que son los más vulnerables y que habitan en las colonias más humildes, precisamente conde provocarán condiciones de insalubridad que causen enfermedades, desde las más leves hasta las más graves, que a lo mejor ocasionan la muerte de alguna persona, porque así, con las condiciones que provoca la CAEV o dicho sea con más propiedad, los administradores, quienes con su irresponsabilidad profesional, su carencia de  vocación de servir, como es su obligación, bien que se habrán ganado la acción de la justicia.

 

Pero por otro lado, ya hay por ahí quienes están promoviendo una acción a la que les está llevando la desesperación a miles de usuarios, para exigirle al director del sistema local, que cumpla o que si carece total y absolutamente de capacidad para dirigir un organismo de vida o muerte –el agua eso es, nos ayuda a vivir y su carencia a morir–, que renuncie pero que no siga poniendo en riesgo la vida de los usuarios y sus respectivas familias.

 

Y saben por qué, porque por más que reportan y reportan las fugas que hay por doquier, jamás les hacen caso y se desperdician decenas, centenas de miles de litros del vital líquido porque no solo no las arreglan, sino que pasan días, semanas, meses, años y de verdad que eso es criminal. El argumento es que no hay dinero, o que las líneas de conducción son tan viejísimas que se truenen en cualquier momento, en una salida poco decorosa y hasta, insistimos, criminal. Se trata de la salud de miles de familias que están conectadas a las líneas de la CAEV y que los administradores de este organismo, actúan de veras con una también criminal indolencia. Ponen esos pretextos para permitir que miles y miles de litros con los que se podrían abastecer a toda la ciudad en suficiencia, en tanto sí son buenos para amenazar con cortes o reducciones del suministro al mínimo, que enfrentar el problema y buscar su solución, pero no, solo quieren estar en sus oficinas con aire acondicionado y todas las comodidades. Total, es a costa de los usuarios el que se puedan dar la gran vida sin importarles los problemas y los riesgos contra su salud, de miles de pozarricenses conectados a las redes.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

 

Deja una respuesta