¡ A S Í E S !

Por MARIO NORIEGA VILLANUEVA 

SEGURIDAD

Sin que dejemos de reconocer que el gobierno del estado lucha por abatir los índices de inseguridad, debemos externar, que existen dudas y fundamentadas en la ola de delitos que consignan cotidianamente todos y cada uno de los medios de comunicación impresos, televisión, radio y digitales, los que con pelos y señales la difunden la información de los hechos de sangre que ocurren diariamente no solo en la ciudad sino en la región y que hasta el momento, siguen su paso ascendente lejos de disminuir.

Y hay de todo, desde los que pudiéramos calificar como menores, hasta los denominados de alto impacto. Miren, cotidianamente leemos de desaparecidos, secuestrados, feminicidios, crímenes tan salvajes que nos recuerdan la barbarie de las estepas rusas que alguna vez leímos en “El Pájaro Pintado” del escritor polaco Jerry Kosinsky, que parecen ignorar los miembros del Grupo de Coordinación Veracruz, responsable de este aspecto en una acción conjunta entre Ejército Mexicano, Marina Nacional, Policía Federal Preventiva, Fuerza Civil, Seguridad del Estado, porque por el informe que rindió en Martínez de la Torre, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, donde parecen no estar contemplados estos hechos.

Que se han reducido los homicidios dolosos, no lo dudamos, es nuestra obligación como comunicadores, dar a conocer la vox populi, y es la que no cree en esas estadísticas que para ellos, eluden, ignoran la realidad que vive Veracruz, no solo la región de Poza Rica, ni la zona norte, sino todo el estado y eso hace ver que hay alguien que miente o que vive otra entidad en donde todo es felicidad, tranquilidad, donde se puede vivir seguro y mantenerse en actividad productiva, sin contratiempo alguno, como en las épocas de la prosperidad del sexenio pasado con el reo Javier Duarte de Ochoa, uno de los jóvenes elogiados por el presidente Enrique Peña Nieto, quien así, externaba su reconocimiento a la nueva oleada de jóvenes que estaban arribando al principal mando político de sus respectivas entidades.

Y de veras, no se trata de eso. Al pueblo ya nadie le engaña, que se haga como el “Tío Lolo”, es otra cosa, como acaba de suceder el pasado primero de julio, con un cambio de color que ojalá y sea para bien. No, definitivamente no, pero protestan mientan madres contra el gobernante en turno, pero no fueron capaces de en su oportunidad, analizar y ejercer su derecho ciudadano con madurez y conciencia verdadera, de analizar también a cada uno de los aspirantes, ver sus debilidades más que sus bondades y fortalezas, para determinar mediante un severo escrutinio, quién pudiera satisfacer las necesidades y anhelos de un pueblo como el de México, que cada vez tiene, cuenta con un mayor número de pobres, con zonas paupérrimas, casi o definitivamente en la hambruna, donde no tienen ni para comer.

Solo así, se conseguirá que los gobernantes sean congruentes con sus promesas y sus obligaciones de darle bienestar y prosperidad reales, a todos los mexicanos o como en este caso, a los veracruzanos, quienes ahora, viven con el pánico reflejado en el rostro y convencidos, eso sí, de que sus gobernantes, desde el presidente Peña Nieto, hasta el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, heredarán a sus sucesores, una inseguridad como nunca antes se había padecido. Desafortunadamente, ese es el panorama que se vive y que mantiene aterrorizado a México y a Veracruz, contra lo que difundan tanto el primer mandatario nacional como el estatal. Al menos esa es la percepción de mexicanos y veracruzanos.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta