¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

SUCIOS

Dice el dicho que “En la guerra y en el amor, todo se vale”, sin embargo, aunque lo sea, un proceso electoral no se compara, sin embargo, hay quienes hacen de la “guerra sucia” un modus vivendi, pues cuidado que sacan dinero a los patrocinadores de sus instrumentos, argucias, “estrategias”, que ponen al servicio del mejor postor y cuidado que en estas temporadas, los medios impresos, electrónicos, radio, cine y sus instrumentos humanos para ejecutar todo este cochinero que enrarece, contamina y enerva ánimos en la política.

Para estos descontones que se pretenden que generalmente van dirigidos a los supuestamente punteros en equis elección, ahora que están de moda, y como no hay ley que regule este tipo de medios, pues los dueños de espacios, páginas utilizan nombres ficticios para cometer sus fechorías. No debería ser así pero mientras no exista una ley que regule la utilización de medios electrónicos, páginas web o Facebook, seguirán ocurriendo barrabasadas que si bien hasta ahora no han traído consecuencias lamentables, podría darse en cualquier momento.

Goyo Gómez, a quien le fue dirigido un infundio, de una experiencia de hace ya varios años, en una conferencia de prensa ayer, se refirió a la “guerra sucia”, lo que apareció en las redes sociales y seguramente habrá de seguir la huella de quién pudo haber sido el autor de tal “estrategia” de contienda. No dijo qué es lo que va a hacer, pero seguro que no se va a quedar con los brazos cruzados, sin embargo, aunque se le notaba un tanto molesto y nervioso, guardó silencio y no quiso ir más allá en ese tema.

Las triquiñuelas, la perversidad de quienes se sienten enanos ante el rival, no conducen a ningún buen camino, solo inciden en enrarecer, a lo mejor hacer que se enciendan los ánimos, al enervar los ánimos y confrontar a los contendientes que pudieran no contener a sus simpatizantes en un momento dado y generarse un problema de graves consecuencias.

El Instituto Nacional Electoral, urge de medios legales de control, pero un control correcto, estricto de candidatos, fijar las reglas de un competencia que debe entenderse así y no como una guerra. Qué pueden decir y qué no, cuáles son los correctivos que deben contemplar hasta la cancelación de la candidatura pero no como ahora que se maneja pudiéramos decir, a capricho, no, que las leyes electorales, sean muy explícitas y tan severas como obligan las circunstancias pues el pueblo de México, no puede ni debe estar a merced de las estupideces que se dicen unos a otros aspirantes.

Deja una respuesta