¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

EL FUERO

Con o sin fuero, de todas maneras, será difícil que en México, lleguemos a ver alguna vez, a un Presidente de la República, comparecer ante la ley y en su caso, si se le comprueba x delito, no pisará la cárcel. México y su corrupción son algo especial. Nadie hace nada, si el sistema político no lo avala y por supuesto que se le blinda de tal manera que siempre existe un resquicio por el cual se burla la ley. Eso ha ocurrido siempre y seguirá ocurriendo con o sin fuero.

Esa aprobación no es sino una acción clientelar para “convencer” al elector a que acuda a las urnas el próximo domingo 1 de julio, cuando se elegirán Presidente de la República, gobernadores en algunos estados, senadores, diputados federales y diputados locales, en un ejercicio único y por tanto histórico. No en todos los estados habrá el mismo número de elecciones, pero en Veracruz sí. Desde cuando se estaba urgiendo a que esto sucediera porque la impunidad rebasaba a las instituciones y era o es una burla para el pueblo mexicano.

Muy bien, ya se aprobó por unanimidad en la Cámara de Diputados, pero falta que la de Senadores, haga lo propio y que para que la aprobación cobre legalidad para implantarla en todo el país, será necesario que la aprueben también la mitad más uno de los estados miembros de la Federación. Claro que esto será mero trámite porque insisto, a medida es clientelar pues a los partidos políticos les conviene que el pueblo salga a votar y como ya dispersó el sufragio con alianzas y partidos que van solos o por primera vez en una contienda presidencial, veremos la figura de los candidatos independientes, no se puede precisar un claro triunfador con todo y lo que señalen las encuestas, hechas para incidir el voto hacia quien supuestamente va encabezándolas.

Esta visto también que ya el pueblo está hasta el gorro de partidos por lo que este sistema debe ir desapareciendo del mapa electoral, para dar pie al surgimiento de algún otro que sí estimule la participación ciudadana. Pueden ser las figuras independientes, pero realmente independientes no como los que esta vez contenderán y que tienen sus raíces en alguno de los institutos políticos, y aquí la legislación al respecto, deberá ser muy precisa y exigente para que sean seleccionados como candidatos, auténticos ciudadanos del pueblo y no servidores de un caduco sistema que ya dio todo lo que tenía que dar y tiene hasta la hija de abuelita a los mexicanos.

Por lo pronto, los futuros legisladores que saldrán de la elección del primero de julio, deben ir analizando esta situación y buscando, cómo y cuál podría ser el sistema que motive a los ciudadanos a acudir a las urnas y que exista una real competencia en la que los partidos no tengan nada qué ver, es decir, es urgente ya decretar su desaparición y convocar a la implantación de otros sistema que otorgue mayores garantías y seguridad de que el voto ciudadano será respetado por sobre todo, pero insistimos para esto, el Instituto Nacional Electoral (INE), deberá reformar la ley al respecto, de acuerdo con el sistema que sea propuesto y avalado por todos o la mayoría de los representantes populares tanto de la Cámara Baja y la Cámara Alta, del Congreso de la Unión, pero lo cierto es, que si se quiere alentar la participación ciudadana, promoverla y estimularla, tiene que ser con un nuevo sistema político porque el de partidos, ¡ya chafió!

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta