¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

COMPLEMENTO

Recuerdo una máxima de Julio Scherer García, director fundador del semanario PROCESO donde se practica un periodismo valiente que ha sabido enfrentar y sortear las dificultades que sus enemigos de la oficialidad, le colocaron durante toda su vida activa, y los que supo sortear con gran inteligencia y sagacidad: “El periodista, no es enemigo del estado; el Estado autoritario, lo vuelve su enemigo” y cuánta razón tuvo por lo que su frase precisa y contundente, cobra vigencia en estos tiempos, porque el autoritarismo no conduce a ningún buen lugar ni mucho menos da bienestar al pueblo, pero a la distancia, agregaríamos, “Uno –el Estado, lo represente quien lo represente–, y otros –los comunicadores–, son complemento. Uno a otros se necesitan, de manera que no hay porqué entrar en conflicto, pero cuando el primero, es rebasado por la soberbia, la prepotencia y la tiranía, no acepta de ninguna manera la crítica”. Deben sin embargo, estar conscientes de que quien se enoja, pierde. Y quien a gritos quiere imponerse quiere decir que carece de los elementos para discutir y obviamente, de educación.

Lo vemos en los gobiernos tanto del área federal como de la local y municipal, con las represiones no solo violentas física sino psíquicamente que llegan algunas veces hasta los atentados contra la vida de compañeros. Todos estamos expuestos a ello, pero todos los periodistas con conciencia, responsabilidad y profesionalismo, corremos el riesgo, lo sabemos, sin embargo, debemos cumplir a como dé lugar con nuestra función de informar y crear conciencia en la población. Alguna vez, nuestro difunto amigo doctor Pedro Bonilla Díaz de la Vega, un incesante luchador social, llegó a decirnos “No cabe duda que la universidad no quita lo pendejo”. Vertió su crítica lapidaria contra el también finado doctor Maximino Ledesma Muñoz, quien entonces era el alcalde de esta ciudad por la oposición y de veras que Bonilla Díaz de la Vega, se la había partido en campaña por Maximino. Esa ocasión le había renunciado a la asesoría que le había otorgado, debido a que el presidente municipal no gobernaba, lo hacía su esposa y toda propuesta, toda observación que le hacían, decía, “Déjame consultarlo con Irma”.

Sencillamente para el carácter del luchador social en aquel entonces militante del Partido Popular Socialista, ha desaparecido, no aguantó mucho y salió con la cabeza baja ensimismado en sus pensamientos, cuando nos lo encontramos en el pasillo central de palacio. Ni había advertido nuestra presencia. Le tocamos el hombro y levantando la cabeza y reparar en nosotros, preguntó “Oye Mario, ¿qué opinión tienes tú del doctor Ledesma? La respuesta “Uh doctor”. “No me digas más –dijo–, con eso basta” y me soltó la noticia de que había renunciado, con lo que perdía un gran colaborador el doctor Ledesma.

Lo abordamos porque cualquier semejanza puede ser simple coincidencia, pero sin duda, la política, es un círculo que se repite con los años, y aquí debemos decir, que nuestras críticas, siempre van acompañadas de posibles soluciones, no son con el afán de molestar, aunque si los que la reciben echan pestes, bueno, pues corremos el riesgo, pero la intención es de hacerles ver los errores que cometen para que puedan reconocerlos primero y corregirlos para no perjudicar a todo un pueblo al que se gobierna. Deben ubicarse, como humanos los cometen, pero nunca es tarde para corregirlos y de ninguna manera dejaremos de señalarlos aunque tengamos que ser punzantes. Eso que no les quepa duda. Como a nosotros no nos cabe duda que podemos sufrir atentados, pero repetimos, corremos el riesgo, con todo y que sean injustas las represalias, porque debemos insistir, a toda crítica, le agregaremos una propuesta para corregir. Si nos hacen caso, ¡qué bueno! y si no, lástima por todo un pueblo que el que pagará los platos rotos por la estulticia y prepotencia de sus gobernantes.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta