¡ A S Í E S !

 

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

¿QUIÉN SERÁ?

En Xalapa, ya se da por hecho que el más odioso para los ciudadanos pozarricenses y coatzintecos por mentiroso, Gaudencio Hernández Burgos, quien traiciona los principios de su iglesia por cierto y que tiene además una averiguación pendiente en la Fiscalía por intento de homicidio y por pretender además, violar el derecho constitucional –siendo diputado federal además, cuando más obligado está para respetar el máximo ordenamiento jurídico del país–, de respeto a la libre expresión, vaya a ser el candidato del PRI a la diputación federal, por segunda ocasión.

El profesor que se hace pedazos para cumplir con sus 11 plazas según publicó la SEP hace unos años y todavía darse tiempo para desarrollar sus “labores legislativas”, que votara por la aprobación de las reformas estructurales tan cacareadas por el sistema y además, también estuviera de acuerdo con el alza en los combustibles, lo que ha disparado el costo de los insumos básicos de las clases más necesitadas y provocado problemas con el sector transportista porque es obvio que sus miembros reciben con mayor fuerza el impacto de esos altísimos costos, que por cierto, fueron liberados y que se incrementan a capricho de los empresarios de esos productos, esta vez no será competitivo y si hoy el PRI, partido que lo volverá a postular, está en estos momentos en el tercer sitio de las preferencias populares, con él, caerá todavía más porque la gente ya lo conoce en toda su estulticia y mendacidad.

Con el maestro el PRI irá a una inminente derrota, si las direcciones nacional y estatal, no escuchan la voz de sus miembros e intentan imponer como parece ser, a este individuo al que los ciudadanos aborrecen por mentiroso e irresponsable, pues nunca más después de sus campaña y ya en el apoltronamiento de su curul en San Lázaro, volvió a recorrer el distrito. Quiso ser candidato a la presidencia municipal y lo rechazaron. Hoy vuelve a la carga con el supuesto respaldo de la Sección 32 de la que fue dirigente estatal, pero ni los profesores lo aceptan, sin embargo, se le ha metido con mentiras al mandamás seccional, que por cierto va para la senaduría y lo único que hará, será perjudicarlo en este distrito que da un buen número de votos.

Pero el sector petrolero, no ha plegado banderas ni mucho menos, sino que persiste en que el candidato sea Víctor Manuel Benavides Cobos, quien tiene mejor imagen que el falaz mentor. La lucha aún no termina pero por si eso fuera poco, ya se registró y el PRI aceptó sus documentos, a Lilia Christfield Lugo, quien tiene mayor participación política que ambos incluso, pero que carece de un sector fuerte que la apoye. La recomienda su trabajo. Es una mujer luchadora y persistente, siempre dentro del tricolor por el cual llegó a la regiduría del Ayuntamiento, pero no ha podido abrir el ostión que se le ha cerrado.

Sin embargo, en esta ocasión puede ser que logre superar las dificultades porque de lo que sí están seguros los pozarricenses es de que con Gaudencio Hernández Burgos, la contienda está perdida y tanto la elección a Presidente de la República como a gobernador del estado, estarán perdidas y por amplísimo margen, por lo que más le vale al Partido Revolucionario Institucional, que opte por Lilia o Víctor y Manuel y si no, a lo mejor vuelva a repetirse aquella decisión de Jesús Reyes Heroles cuando decidió “de la terna, el cuarto” y entró otro que ni se esperaba a la contienda, entonces para la presidencia municipal, siempre y cuando pudiera garantizar si no el triunfo, si una mayor competencia para que no resulten afectados ni José Antonio Meade, al máximo cargo público que puede aspirar un mexicano ni tampoco José Francisco Yunes Zorrilla, aspirante a la Casa Veracruz.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja una respuesta