El INSP pide regular la industria de bebidas azucaradas para evitar más de 40 mil muertes anuales

Investigadores de salud pública solicitaron al Gobierno de México que regule la industria de bebidas azucaradas, ya que alrededor de 40 mil muertes al año están relacionadas a su ingesta; México es el mayor consumidor per cápita de refrescos en el mundo y la pandemia de la COVID-19 ha agudizado las consecuencias de estas cifras.

Ciudad de México, 4 de agosto (EFE).- Investigadores de salud pública urgieron este martes al Gobierno mexicano a regular la industria de bebidas azucaradas para evitar las más de 40 mil muertes anuales asociadas a su ingesta.

En México, considerado el mayor consumidor per cápita de refrescos, los hombres, los jóvenes y los habitantes del sur son los más afectados, advirtió Tonatiuh Barrientos, epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

“Es muy urgente que implementemos políticas públicas que nos ayuden a disminuir el consumo de bebidas azucaradas. ¿En qué estoy pensando? Desde luego, en impuestos a las bebidas, el etiquetado, en prohibir que este tipo de productos se vendan en las escuelas, en eliminar la publicidad”, detalló.

La pandemia del nuevo coronavirus ha agudizado el escrutinio sobre la industria de alimentos procesados en México, donde cerca de dos de cada cinco de los más de 48 mil muertos por COVID-19 tenía hipertensión, más de un tercio diabetes, y casi una cuarta parte obesidad.

El responsable de la gestión de la pandemia, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, ha responsabilizado al consumo de alimentos procesados y refrescos, al que llamó “veneno embotellado”.

En respuesta, la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac) acusó al Gobierno de México de “estigmatizar sus productos” y “buscar culpables”.

La Alianza por la Salud Alimentaria y el Poder del Consumidor realizaron el foro “¿Veneno embotellado? Evidencia incontrovertible del impacto en salud de las bebidas azucaradas?” para refutar a la industria, que genera ganancias por más de 19 mil millones de dólares al año, según Statista.

“En este Gobierno, hay que reconocerlo, el control que tenían sobre Secretaría de Salud, Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) y Secretaría de Energía desapareció, y por eso hay una batalla muy fuerte”, afirmó Alejandro Calvillo, director de la ONG Poder del Consumidor.

Barrientos detalló que las bebidas azucaradas representan el 70 por ciento de los azúcares añadidos que consumen los mexicanos y el 10 por ciento de las calorías totales.

También precisó que el 26 por ciento de las calorías que consumen los mexicanos son vacías, de las que el 40 por ciento provienen de estas bebidas.

El experto comentó que el 12 por ciento de las muertes por diabetes, hipertensión y cáncer en México están asociadas al consumo de estos productos y a la obesidad.

“Las bebidas azucaradas podrían ser la principal causa del tsunami cardio-metabólico que vivimos en México”, alertó el experto del INSP.

En tanto, Kimber Stanhope, investigadora de la Universidad de California, subrayó que en México y en Estados Unidos los azúcares añadidos representan hasta el 15 por ciento de la ingesta calórica diaria pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que sea menor al 5 por ciento.

Una lata de refresco tiene, en promedio, 150 calorías y el equivalente a 10 cucharaditas de azúcar o 25 gramos, expuso Vasanti Malik, profesora de la Universidad de Toronto.

“Las bebidas azucaradas son las que más contribuyen a la ingesta de azúcares añadidos”, subrayó.

Deja una respuesta