¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

CHARCOS

Las primeras lluvias fuertes que cayeron antenoche sobre Poza Rica y también en la región, si bien han provocado optimismo en el campo, aquí en la ciudad generaron sacudimiento del árbol genealógico hacia las autoridades municipales, cuando a decir verdad, no debió ser sí, sino hacia todos y cada uno de los pozarricenses que irresponsablemente arrojan toda clase de desperdicios principalmente plásticos –bolsas, popotes, etc.–, porque gracias a ellos –y no se dude que fueron los que más se molestaron porque tuvieron que mojarse hasta los cal…cetines, dado que todo ese desperdicio tirado desde vehículos en marcha o cuando van transitando a pie por la vía pública, taponó las alcantarillas, bocas de tormenta y todo lo que sirve para desfogar el agua de lluvia en el menor tiempo posible y evitar encharcamientos pero debemos decirlo, injustamente se les lanzaron esos 10 de mayo, porque la limpieza de arroyos, sus riberas, las alcantarillas, bocas de tormenta y el sistema de drenaje se acometió en tiempo y forma.

Sin embargo, hemos de insistir, los “eco locos” se han seguido dando vuelo aventando a la calle toda clase de plásticos y machacaremos más todavía invitando a las autoridades municipales eso sí, a que a través de sus comisiones de Limpia Pública, Educación, Ecología, Drenaje y Alcantarillado principalmente, a que emprendan campañas de sensibilización, concienciación, educación desde abajo, es decir, desde la niñez, que es donde se encontrará el recurso humano para hacer penetrar la responsabilidad y la cultura de y por la limpieza para que Poza Rica, sea lo que todos –menos los cochinos–, queremos, una ciudad limpia.

La tarea parece estar en chino, porque aunque reconocemos que en el caso que abordamos no esculpa del Ayuntamiento, el anegamiento de la vía pública que tantos problemas ocasionan las lluvias, no es en gran parte, de la autoridad municipal, porque esta vez sí cumplió con la limpieza del sistema de alcantarillado, así como de los arroyos, pero los asquerosos dieron al traste con todo. Por eso no justificamos las sacudidas de árbol genealógico solo al Municipio sino que la silbatina debería ser para todos los que se niegan asimismo y a sus familias, llegar a tener una ciudad limpia y por consiguiente, saludable.

Los pozarricenses merecen otra suerte, ya con problemas tan serios a los que está destinado a soportar, como la polución, un pésimo transporte público de pasajeros, un saqueo irrefrenable de las municipales, todo tolerado por el alcalde Francisco Javier Velázquez Vallejo –convertido en cómplice de esos descarados actos punibles–, porque no ha sabido meter orden entre sus colaboradores, ni frenar esos “robos en despoblado” por parte de varios de sus principales funcionarios de confianza que han sido exhibidos con pruebas –pelos y señales–, a los que hasta parece alentar a que sigan flagelando al pueblo, porque hasta los premia autorizando erogaciones que pudieran ser reorientadas a otros rubros más necesarios y hacer obra pública –se ve la ausencia de ese beneficio que genera desarrollo urbano–, ahora ausente de un gobierno abatido por la corrupción. Todo lo que sea realizado y entregado, ha sido con recursos federales y tanto estos como los estatales y municipales, provienen del mismo pueblo, de manera que no hay nada qué agradecerle porque además es su deber trabajar por Poza Rica, porque para eso quiso ser alcalde. La corrupción que alienta, es mucho mayor y descarada, que en las pasadas épocas priistas y panistas. Y no es que esté traicionando al peje presidente del país en sus intenciones –eso son porque no se han hecho realidad, al menos hasta ahora–, de cero corrupción y no robar.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

 

Deja un comentario