¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

BENDITO DIOS

La situación verdaderamente se ponía cada vez más crítica, pero reza el dicho “Dios aprieta, pero no ahorca” y miren que para aquellos que consideran que no hay un ser supremo, aquí está la muestra: ¡ya llovió! Al menos desde las 6 de la tarde hasta la hora de redactar esta entrega –pasaban las 21 horas–, la lluvia muy leve en principio pero por espacios bastante importantes, intensa tanto que tuvimos que esperar una leve pausa para poder salir de la USBI como lo hicieron decenas y decenas de estudiantes –algunos, jóvenes al fin, se arriesgaron a darse su buena empapada de sus ropas–, y la precipitación pluvial no amainaba, antes al contrario, parecía no querer ceder, pero a ratos muy breves, disminuía y ahí fue donde las instalaciones empezaron a desalojarse de alumnos que retornaban a sus casas.

Bendito Dios, porque muy cierto, “Dios aprieta pero no ahorca”, como que todo ser humano profese la religión que más le conviene, vio ¡por fin! caer la bendición de la lluvia que hacía varios meses se había ausentado y que mantuvo en riesgo de desaparecer al río Cazones que hoy ya respiró un poco y captó el vital líquido para distribuirlo posteriormente a la población, vía la Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV). La presa que tiene por el rumbo de Corralillos en Coatzintla seguramente habrá captado un poco de agua como para garantizar un tiempo el abasto a los pozarricenses. Por eso, ¡Bendito Dios! No te olvidas de tus hijos con todo y lo ingrato que pudiéramos ser porque no nos acercamos a ti, ni aun cuando corremos riesgos como el de esta severa sequía que asoló el norte de Veracruz y particularmente a esta región donde hoy, se respira optimismo, porque el sistema de agua de Poza Rica, tendrá quizá todavía o la suficiente, pero sí para satisfacer a sectores en los que apenas ayer, sus habitantes clamaban por vida, porque todo mundo sabe, que el agua, es vida y la vida, nos la da el Todopoderoso.

Ahora que ya se sintieron y vivieron los encharcamientos no tan severos como la crecida de los arroyos que provocó leves inundaciones, vamos a ver si en efecto, Protección Civil, realmente tenía todo preparado para actuar y si desde que se vio que las precipitaciones iban a ser continuas e intensas, empezaron a monitorear las zonas bajas, los arroyos y el río Cazones para entrarle duro al rescate de familias que pudieran correr riesgo.

Si en la zona sur del estado de Puebla, las precipitaciones han sido intensas, el río Cazones podrá aumentar peligrosamente su caudal, de lo contrario, todo en paz, pero estas lluvias de ayer, reflejarán la eficacia de Protección Civil, a cuyo presidente en esta ciudad, Francisco Javier Velázquez Vallejo, a criterio de los pobladores de las zonas bajas, ha permanecido indiferente para preparar las acciones que en estos casos se deben acometer para proteger la seguridad física de las familias que decidieron correr riesgos y habitarlas, pro que no por eso, se les debe negar toda la atención que se debe en estos siniestros por simple gesto de humanidad.

Ya veremos el reporte que si las lluvias continuaron por toda la noche, sobre el trabajo que se realizó si es que le dieron ganas a San Pancho. En caso contrario, ya seremos testigos de todas las quejas que habrán de expresarse mediante manifestaciones de los afectados, como es la costumbre para reclamar ayuda. Por lo pronto, ojalá y no haya mayores problemas, pro indudablemente que esto, deberá obligar al alcalde Velázquez Vallejo, a ponerse las pilas y llamar a todas las autoridades a una sesión del Consejo Municipal de Protección Civil, para ponerse a trabajar como debe preverse porque para eso están muy oportunos por cierto, los informes del Sistema Meteorológico Nacional y sus representaciones estatales así como de la CAEV.

Sugerencias, crítica y comentarios: marionv8@hotmail.com

 

Deja un comentario