¡ A S Í E S ! PARTIDOS

Mario NORIEGA VILLANUEVA

No en una sino en varias ocasiones se ha abordado en este espacio, no solo la reducción de recursos populares a los partidos políticos, sino definitivamente la cancelación, porque los mexicanos no tienen por qué pagar cuestiones políticas y menos cuando los dineros no se utilizan como se debe sino que son desviados muchas veces a engrosar las cuentas bancarias de los líderes y sus achichincles, en tanto el pueblo sufre por tantas necesidades y provocando su pobreza. 

Con esos recursos que se otorgan para el sostenimiento de los partidos políticos, bien se pueden resolver muchas carencias de los nacionales, sobre todo, de los más pobres, de quienes difícilmente tienen ni siquiera para llevar el pan a la familia. Esta es una aberración que los gobernantes no es que no quieran ver, sino que les conviene porque así, tienen bajo su yugo a la chiquillada que no en pocos casos, les dan la victoria. Así le convino en su tiempo al PRI y seguramente que eso mismo hará ahora MORENA, que está aprovechando los apoyos para aumentar su clientela política con miras a próximos procesos electorales, para convertirse también en un partido hegemónico por quien sabe cuánto tiempo, hasta que harte a los mexicanos como el tricolor cuyos presidentes, extremaron su saqueo y su sometimiento al pueblo. 

Ese hartazgo, terminó por darle a otro partido, la oportunidad de gobernar. Si bien es cierto que hay cosas que benefician a los mexicanos, hay otras que le indican que no es otra sino “más de lo mismo”, o al menos así se ve y manifiesta con lo que hace disque para ayudar a los mexicanos que para variar reciben migajas de todo un súper gigantesco pastel, porque la mayor parte, aparecerá por ahí, para apoyar a sus miembros que sean postulados para próximas gubernaturas, senadurías y diputaciones tanto federales como estatales y presidencias municipales. 

Ya verán como cuando se dé el caso, habrá dinero a rajatabla para los aspirantes morenos, de manera que realicen campañas con todo el dinero del mundo para buscar consolidar la hegemonía que ha iniciado y que por ningún motivo, ni por equivocación dejará para otro partido. Ya llegó, ya está ahí y muy difícilmente dejará el pastel, pues ya lo probó, le gusta y buscará conservarlo por mucho tiempo, insistimos, hasta que le ocurra lo que al PRI. 

Se habla de posibles reducciones de recursos a partidos políticos, pero hemos de insistir que más que eso, lo que se debe hacer, es retirarles hasta el último centavo y aplicar esos recursos, para resolver carencias de los mexicanos más necesitados, eso sí, sería un acierto que todos los mexicanos reconocerían y así, el partido hoy en el poder garantizaría sin mayores dificultades, la seguridad de su permanencia. 

Pero está en el Congreso que esto pueda llegar a convertirse en una realidad que los mexicanos aplaudirían porque la verdad, si en otros países, los candidatos tienen que conseguir sus propios recursos para disputar  algún cargo público, ¿por qué aquí no podría ser? O que  acaso los mexicanos más olvidados, segregados, empobrecidos y al borde de la hambruna, deben seguir condenados a una muerte por inanición como ya ha ocurrido en algunos estados de los más pobres. Es hora pues, de que los señores congresistas, se pongan bien los chones y no voten por la reducción sino por la cancelación de cualquier tipo de apoyo económico utilizado para que unos pocos se conviertan en nuevos ricos de la noche a la mañana. ¿No creen?

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja un comentario