Testimonio de una familia ¿Porque salir de Honduras?

Texto: Rodrigo Soberanes
Fotografía: Javier García

TECÚN UMÁN, GUATEMALA.-

La pequeña Soane y sus hermanos comprendieron que su país no sirve para vivir y le dijeron su mamá, Blanca Serrano, que estaban de acuerdo con ella en unirse a la caravana de migrantes de la que se hablaba en su natal San Pedro Sula, Honduras.
Al día siguiente estaban camino a Guatemala junto a miles de connacionales suyos y casi una semana después están a unos metros de la frontera con México donde piensan que podrán entrar para no volver a su país.
Blanca Serrano es madre soltera de un hijo de 10 años y dos hijas de siete y tres años. Los últimos tiempos los pasó vendiendo aguas de sabor en el sórdido mercado de San Pedro Sula viviendo un mundo donde cada comerciante o transportista tiene que rendir cuotas a alguna de las pandillas que dominan la que alguna vez fue una pujante ciudad que en lugar de expulsar migrantes, los atraía.
“Imagínese de dónde venimos, ¡venimos de Honduras!”, exclamó Blanca Serrano, quien buscaba las palabras precisas para definir lo que es hoy su país, un lugar que hasta su hija de tres años ve como una tierra de la que hay que irse.
“La niña chiquita me dijo: ‘vámonos lejos’”, contó la mamá desde la plaza central de Tecún Umán, donde más de mil migrantes espera al resto de la llamada Caravana de Migrantes que salió desde San Pedro Sula.

Información completa en este link:

“Mamá, vámonos de Honduras”

Deja un comentario