¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA 

CULTURA

 

La frase pronunciada por la señora María de la Luz Straffon de Velázquez, presidenta del Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), debe retumbar en los oídos de todos aquellos que poseen bienes y que nunca se preocupan por prever el futuro y evitar desavenencias familiares que enfrenten a padres –hombre o mujer–, contra hijos o hermanos contra hermanos, al fallecimiento del propietario sin dejar testamento alguno para evitar situaciones que desunen a familias porque a alguno de los presuntos beneficiarios, se le despierta la ambición y quiere agandallarse.

 

“Heredar bienes, no problemas”. Cuánta razón tiene la esposa del presidente municipal Francisco Javier Velázquez Vallejo, pero desafortunadamente prevalece en la población una prácticamente nula cultura notarial porque desconoce o simplemente porque no quiere acudir ante un profesional de esta área, porque no lo considera necesario, sin tomar en cuenta que si existiera un testamento, lo poco o lo mucho que se posee, por voluntad del propietario de los bienes equis, se repartiría tal y como fue precisamente la voluntad del testamentario y los testados, no tienen sino obedecer y acatar la decisión.

 

Cuántas veces no se ha conocido de familias que disputan las herencias y llegan hasta la violencia, porque alguno de los hijos, generalmente el mayor, se siente con más derecho que los demás y es cuando se desintegran las familias como suele suceder. Si todos los propietarios de bienes designaran bajo testamento cómo se repartirán al faltar o incluso antes, se evitarían muchas dificultades y enfrentamientos entre hermanos, padres –hombre o mujer– contra hijos e incluso como también ya ha sucedido,  al homicidio.

 

Es muy buena la intención por ejecutar cada año en septiembre el programa “mes del testamento”, pero mejor sería que en eco a la frase pronunciada por la señora Straffon de Velázquez en la ceremonia de la puesta en marcha de esta acción el jueves último, se realizara una campaña permanente de orientación sobre este importantísimo acto notarial cuyo objetivo es que los propietarios, pongan en orden su decisión final de heredar a los suyos, cuando llegue el momento de entregar cuentas a Dios.

 

De esta forma, se crearía la cultura testamentaria que urge para evitar lo que esa frase quiere prevenir. Hay que hacerle caso a la titular del DIF y promover la convivencia pacífica entre las familias para que no por bienes por cuantiosos que sean si se trata de dinero o por costosas construcciones, vaya a llegarse a  extremos que a todos los beneficiarios perjudicarían. Ahora sí que como dice el dicho: “más vale prevenir, que lamentar”.

 

En esa ceremonia se pudieron conocer casos que por ahí iban o que están latentes, o de una pareja que intentó agandallarse y con engaños hizo ceder a su favor las propiedades de la señora, pero qué creen, pues también como dice el dicho “quien obra mal, mal le va” y el tipo, murió primero que la señora despojada quien así tiene la oportunidad de rescatar lo que era suyo. Así las cosas, mejor no corran riesgos, acudan ante el notario en forma oportuna y testen para que su sagrada voluntad, cobre legalidad y evite problemas.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

 

Deja un comentario