¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

Estamos de acuerdo con Sergio Lorenzo Quiroz Cruz, líder de la Sección 30 del STPRM en su afirmación de que el PRI no tiene otra alternativa para poder resurgir en este distrito porque “son momentos de avanzar, no de retroceder” y tiene con qué, “es un partido con estructura, de resultados”, pero en esta elección múltiple del próximo primero de julio, con el entusiasmo, la alegría, la unidad que manifestaron ayer, pueden hacer que vuelva a los primeros planos, en la unidad.

Al dirigente de petroleros, le correspondió ayer darle la bienvenida a la candidata del tricolor a la diputación federal, Lilia Christfield Lugo y su suplente Diana Paola Caracas Viveros, al evento con el cual arrancaban campaña en medio de un ambiente de fiesta al estilo del PRI de sus tiempos de gloria, cuando era la aplanadora y arrasaba con todos los cargos de elección popular. El Casino Obrero Petrolero lució lleno completo en su parte baja, pese a que ya mucha gente había salido porque la espera fue prolongada –unas tres horas–, y no aguantaron.

Realmente, la ex regidora del Ayuntamiento de Poza Rica 2011-2013, si nos apuran, es la mejor carta femenil y que ha merecido la selección del tricolor, en reconocimiento de su labor a lo largo de muchos años en los que ha cumplido tareas importantes. Logró reunir por primera vez en varios años, a las representaciones de todos los sectores y organizaciones del partido, algo que no fue común durante un buen tiempo, porque el causante de su desunión, quien por cierto, anduvo por ahí contoneándose como mujer de mala reputación, acabó con la paciencia de los priistas y los ahuyentó, por eso las tres derrotas consecutivas.

El acto político cierto fue muy concurrido, pero aunque muchos corearon a un charlatán que se pasó su mensaje con expresiones de carretillero, la mayoría ya no lo soporta y todavía le queda cuerda como senador y lo más seguro es que lo vuelvan a padecer como diputado plurinominal, pero con todo y otros pequeños detalles de organización, el tricolor ha dicho: ¡estoy con vida!, y se apresta a una campaña intensa en la que el compromiso es ganar los cinco cargos de elección popular que están en juego: Presidencia de la República, senadores, gobernador , diputados federales y diputados locales.

Y le voy a decir porqué, más bien lo voy a repetir porque ya quedó escrito líneas antes, hubo la presencia de todos los sectores, y organizaciones tricolores, es decir, se manifestó la unidad en torno a su abanderada, quien claro les dijo que su campaña será de propuestas, no descalificaciones –ojalá y lo haya escuchado bien el senador “ya saben quién”. Fue clara en su afirmación de que “en el PRI no todos somos iguales”, hay muchos que no agachamos la cabeza” por la vergüenza de haber incurrido en actos de corrupción. Alentó a todos sus simpatizantes presentes a participar “con alegría y esperanza”, como será la característica de esta cruzada por el voto para obtener el triunfo.

El evento fue bien vestido, con auténticos personajes priistas a los que había ahuyentado el “contoneador” de ayer. Todo el priismo junto como en sus mejores tiempos. Para su salud, y más que nada para asegurar su permanencia, más avale que así sea. Si lo consigue, será indudablemente por el trabajo que habrá de realizar la candidata que cuenta con la experiencia necesaria para hacer una campaña de altura, no de denostaciones. Los votantes ya conocen quién es quién, y esa será la diferencia. Seguramente que desaparecerá el voto amargo, el del hígado porque esta vez, el PRI, se supone, ya digirió todas las derrotas y particularmente Lilia con todo el trajinar político que tiene y la experiencia que ha acumulado, sabrá remar contra la corriente.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja un comentario