Culminó la 149 tradición judia en Coatzintla con el arrepentimiento en Domingo de Resurección

Lidia López/Coatzintla

La tradicional Carrera de Judios se realiza con la participación de una comparsa con más de 150 personas, entre los corredores, rezanderos y Judas Ixcariote, quiene sdeben llevar a cabo esta función siete años de forma ininterrumpida, la edición 149 tuvo una asistencia de 10 mil personas y se reportó saldo blanco, siendo que esta actividad inició desde el Domingo de Ramos y culminó a las 3 de la madrugada de domingo de resurrección.

Son siete dias que puntualmente se realiza la representación de la Pasión y Muerte de Jesucristo, a partir del Domingo de Ramos, con Herodes que envía a sus espías para confirmar la llegada del Mesías, el que cura a los enfermos y es recibido con algarabía en el pueblo romano.

Es hasta el Jueves Santo que Jesús es entregado por Judas Ixcariote, quien recibiría unas monedas e identificaría al Mesías con un beso en la mejilla para que los soldados romanos lo aprehendieran. Viernes Santo, se celebra la sentencia ante Poncio Pilatos y se le condena a la crucifixión.

Para el Sábado de Gloria, Judas esta arrepentido y corre junto con las monedas que recibió al interior de una bolsa de piel, cada paso suena el repiqueteo, enloquece y azota a la gente que pasa por su lado. En esta tradición, Lázaro García Sánchez con 35 años de participar en esta tradición, siendo corredor y ahora coordinador de la comparsa de los Judios, explicó que son mandas que deben cumplirse en siete años con la flagelación voluntaria, entre “rameadas” con 42 rollos de chichicaxtle, pica-pica y ortiga y los planazos de los machetes sobre la espalda de quien lo pide “para limpiar sus pecados”, durante dos horas.

Tras la corrida de Judas que se celebró en Sábado de Gloria, Judas se ahorca, realizan la procesión con su cuerpo y a las seis de la tarde es “quemado”, con un muñeco que le representa, en el cementerio municipal.

Esta actividad culmina a las 3 de la mañana en Domingo de Ramos, todos los participantes de la comparsa portaran una vela, que refiere al Cirio Pascual, recorren de nuevo la cabecera municipal de Coatzintla y entre sus calles, en cada estación donde fueron las caidas de Jesucristo, piden perdón a Dios en arrepentimiento por la cruxificción de Jesucristo.

Esta tradición surgió en Xicotepec de Juárez, del estado de Puebla, por la familia Guerra desde hace mas de 170 años. Después emigraron a Coatzintla, conformaron el conocido Barrio de Xico, uno de los primeros asentamientos en la cabecera municipal, que recientemente cumplió 100 años de municipio libre.

Desde el Vigia, los espias, corredores, Judas, rezanderos, cada uno debe cumplir con la purificación de su espíritu, guardar buen comportamiento para poder formar parte de esta tradición, actualmente dirigida por Moisés Guerra Sánchez, tercero en descendencia de la familia que promueve la tradición, la cual subsiste del apoyo de la ciudadania que aporta durante todo el año con una cooperación voluntaria.

Deja un comentario