¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

TURISMO

Si bien Cumbre Tajín no constituyó el paliativo que requerían en estos momentos de crisis, los hoteleros no se tiendan en la hamaca a llorar su desventura, sino que ya están pensando en la implementación de otras estrategias que puedan llegar a repuntar esta actividad tan castigada por la falta de movimiento económico. Qué bueno que así sea porque eso quiere decir que entienden el reto que estas dificultades representan y no solo eso, sino que parecen dispuestos a no dejarse vencer por estas circunstancias tan adversas actuales.

Ciertamente, Cumbre Tajín, no fue para el sector lo que esperaban y lo que les hizo creer el gobierno estatal, lo cierto es que no se alcanzó una ocupación más allá del 80 por ciento que puede ser buena, pero si se sostuviera durante un tiempo más o menos largo, pues esos cinco días del festival cultural más importante del estado, si ayudan pero no son sino solo una mitigación a la crisis que como todo Poza Rica, está padeciendo y no una solución. Sin embargo, la dirigencia de los hoteleros, piensa y ya está poniendo en vigor algunas estrategias con la finalidad de buscar que lleguen visitantes nacionales y extranjeros que vengan a generar movimiento económico.

Ya en cumbre Tajín, pusieron en vigor promociones interesantes para el turismo. Los visitantes obtendrían descuentos y ahorrarían recurso que les serviría para aplicarlo en su diversión, entretenimiento junto con la familia, pero ni así tuvieron la suerte de llegar al 100 por ciento de ocupación, sin embargo, no les fue tan mal y ahora ven en las vacaciones escolares que se iniciaron con la semana mayor y se prolongarán todavía por una semana más, para ver si las cosas mejoran.

Una de las desventajas que han enfrentado, es el pésimo estado de las carreteras de la región porque los trabajos de rehabilitación de la carretera al Tajín, por ejemplo, no se cumplieron ni con mucho y eso desalentó que muchos de esos vacacionistas visitaran la zona y disfrutaran del festival y de todas las riquezas arqueológicas y culturales, que se ofrecen en cumbre y de paso, se dieran a visitar playas y otros lugares interesantes con que cuenta la región.

Ahora tendrá que esperarse al año venidero, pero mientras tanto, se realizan y pondrán en vigor, otras estrategias para “enamorar” al turismo nacional y con mucha más razón, al extranjero que es el que deja mucha mayor utilidad por el valor del dólar ante la moneda mexicana y sabiendo que pueden disfrutar más con menos por ese ‘pequeño’ detalle pues gastan más y obviamente las ganancias son mayores.

Ahora bien, es bueno que los hoteleros afronten el reto y no se desanimen porque esta situación no será siempre, pero deben apresurarse porque viene un problema que sacudirá los mercados de todo el mundo y entonces sí, si esta crisis no es bien afrontada y con soluciones adecuadamente enfocadas, las dificultades serán todavía peores. No queremos ser de ninguna manera, aves de mal agüero, pero tampoco podemos permanecer impasibles y sin pedirle al sector empresarial, que se esté muy buzo ante los vaivenes que igual, tendrán que afrontar y que ahí sí, serán mucho peor que lo que sucede hoy. Por eso, los empresarios hoteleros deben ponerse bien las pilas y echarle los kilos a fin de irse recuperando para poder soportar el ‘terremoto económico’ que se avecina, e igual con los otros sectores empresariales, porque vaya que se desplomarán los mercados.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja un comentario