Impulsan segunda expropiación petrolera para frenar desmantelamiento de Pemex

Misael Olmedo Sifuentes/ Poza Rica

El desmantelamiento de Petróleos Mexicanos (Pemex) se ha venido orquestando en las últimas seis administraciones del gobierno federal, desde la Presidencia de Miguel de la Madrid hasta la de Enrique Peña Nieto con la reforma energética se ha debilitado a la empresa para favorecer a empresas extranjeras, lo cual pone en riesgo las fuentes de empleo de más de 90 mil empleados en activos, mientras que el número de jubilados ya supera los 120 mil,  por lo que es necesaria una segunda expropiación petrolera, destacó Francisco Jimenez Reyes, jubilado petrolero integrante de la Unión Nacional de Trabajadores Técnicos y Profesionistas de Pemex (UNTYPP).

Manifestó que el desmantelamiento de Pemex en Poza Rica es tangible con el cierre de la planta petroquímica Escolín que generó el cierre de más de mil fuentes de empleo, misma que la empresa productiva del Estado busca vender, pese a que existen posibilidades de reactivarla.

En víspera del 80 aniversario de la expropiación petrolera destacó que un grupo de organizaciones de las diferentes secciones petroleras del país se han reunido para detener la política de traición a padres, abuelos y en general al pueblo de México con a entrega de la industria a compañías extranjeras.

“A más de 30 años después de iniciada la reforma energética (en 1983) el gobierno de Peña Nieto pretende antes de concluir su gobierno completar el propósito neoliberal de estos últimos 6 gobiernos y entregar con las licitadas Rondas extensas áreas de reservas de crudo, campos productivos y sectores de las petroquímicas”, destacó.

Recordó que la planta Petroquímica Escolín producía 160 mil toneladas de poliestireno al año, una materia prima para más de 700 productos industriales y que era el sustento económico para más de mil 500 familias pozarricenses y de la región.

Afirmó que el desmantelamiento de Escolón fue deliberadamente planeado para poder entregarla a empresas extranjeras como la de Etileno Siglo XXI que maneja la empresa brasileña Braskem Idesa,  vinculada con Odebrecth-Ingenieria, autoray acusada de sobornos al gobierno federal.

Destacó que para la región el panorama es preocupante ante la aplicación de la facturación hidráulica (Fracking)  para la cual se ha venido preparando a los pozos de la región desde que se impulso el proyecto Aceite Terciario del Golfo (ATG), mismo que se argumentó fue un fracaso pero que en realidad se entregó a compañías extranjeras.

Destacó que es necesario que trabajadores en activo se sumen al movimiento en defensa de sus fuentes de empleo, pues en su mayoría son jubilados los que se han integrado al movimiento.

Anunció que para el mes de mayo se realizará una reunión nacional en la que están siendo convocados trabajadores petroleros en activo, jubilados, transitorios, despedidos y en general habitantes de la región a través del cual se busca frenar el desmantelamiento de la industria petrolera e impulsar una segunda expropiación petrolera.

Deja un comentario