¡ A S Í E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

CUARTETO

Con la modalidad que puso en boga el Partido Revolucionario Institucional en su desesperación por el triunfo en las próximas elecciones federales, el Partido Nueva Alianza (PANAL), que inventara Elba Esther Gordillo Morales, en su época de priista para que sirviera de comparsa a los rojillos, la diputada local Miriam Judith González Sheridan, quien renunció a Morena apenas unos días antes, se registró como precandidata de ese instituto político como “aspirante ciudadana” a la gubernatura de Veracruz.

Saltimbanquis así, no pueden ser considerados y por consecuencia ni registrados como aspirantes a ser “candidato ciudadano”. No reúne los requisitos de provenir del pueblo y sin etiqueta de partido alguno como sucede con la legisladora. En esas condiciones no puede ni debe considerarse candidata ciudadana como el mismo precandidato priista a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, con etiqueta azul y cree que así engaña a los sufragantes cuando en realidad será un títere del priismo y de su dueño el innombrable.

Pero bien, como en este México lindo y querido se puede todo, pues ya quedó registrada como pre del PANAL y tendrá la encomienda priista de restarle votos al PAN-PRD y a MORENA, partidos a los que existe un supuesto terror al interior de la cueva de Alí Babá en que está convertido el tricolor. Ya estará de los presuntos electores si votan por ella en el próximo proceso electoral. Con ella y el perdedor de la pasada contienda a gobernador, quien quiere convertirse en el Andrés Manuel López Obrador veracruzano. Este será su segundo intento y nuevamente reciba el rechazo de la ciudadanía. Ellos dos completan la cuarteta de aspirantes a la candidatura para luchar por la gubernatura.

Los otros dos, ya los conoce hasta en la sopa el pueblo veracruzano: al panista los jarochos del puerto, le han abierto los brazos en dos ocasiones y al priista, ya le dieron un coscorrón en el pasado, cuando su partido se quedó sin senador. La pelea podría estar entre Miguel Ángel Yunes Márquez, quien con todo y la presunta afrenta por la fama de su señor padre, goza de las simpatías de los veracruzanos –al menos así se vio en su recorridos por el estado–; José Francisco Yunes Zorrilla, quien ha pregonado una honestidad que el pueblo se resiste a creer, y el diputado federal morenista Cuitláhuac García Jiménez. Miriam Judith, acaso solo irá de relleno.

Por otro lado, si bien es cierto que la alianza PAN-PRD, ha demostrado ser triunfadora, a la que ahora se le agrega Movimiento Ciudadano, el alcalde de Boca del Río de ninguna manera irá “como miel sobre hojuelas” ¡de ninguna manera!, menos el senador que dicen es un dechado de honestidad pero el cual desde donde está, según el sentir popular, ha sido como la defecación del perico” porque las gestiones que dice realizar para el desarrollo de los municipios, sencillamente no se ve. Del bufón moren, qué se puede decir si como diputado federal ha sido punto menos que un engaño. Y conste, todo esto lo dicen los verdaderos veracruzanos, aquellos que se parten el lomo para percibir miserables ingresos, en el campo, en la industria, en el mar, los obreros, en fin en todas las actividades productivas y quienes no reciben el apoyo que merecen de sus representantes populares que solo les dan “atole con el dedo” con unos tractores, maquinarias y equipo, lanchas de pésima calidad y que truenan en poco tiempo y significan más gastos que verdaderos apoyos para los “beneficiados”, lo demás es pura lengua porque para eso sí se pintan solos los “políticos”. Otra cosa fuera si realmente cumplieran con sus pueblos.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

Deja un comentario